Tipología de pacientes mayores, Asiss, Asistencia a Domicilio
In: Consejos Asiss

Desde asiss.es asistimos a personas mayores, autónomas o no, en domicilios o residencias hospitalarias. Nuestros cuidados son totalmente personalizados, según las características de cada persona.

Supone un error contar con personas no familiarizadas con las peculiaridades de las personas mayores, convalencientes o no, para su cuidado; ya que cada persona requiere, según sus necesidades particulares (psiquicas y siquicas) un cuidado único y exclusivo. Por ello en asiss.es contamos con personal altamente capacitado y con años de experiencia en el cuidado de personas mayores.

Conviene decir que, La tipología de pacientes mayores son, en términos generales y desde un punto de vista clínico, cuatro: anciano sano, anciano enfermo, anciano frágil y Paciente geriátrico. A continuación explicamos brevemente esta tipología, extraída del libro Tratado de Geriatría para Residentes, publicado por la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.

  1. Anciano sano: es una persona de edad avanzada sin enfermedades objetivizable, es decir, que no se puede medicalizar.  Es independiente para realizar sus actividades básicas e instrumentales en su vida cotidiana y carece de problemas mentales o sociales graves y relacionados con su salud.
  2. Anciano Enfermo: en medicina se llama así al anciano sano que presenta una enfermedad aguda. Es decir, su perfil es similar al de cualquier adulto que presenta una enfermedad y que acude a una consulta o tiene un ingreso a un hospital por un proceso único. No tiene demencias ni conflictos sociales que generen riesgo a su salud. Sus problemas de salud pueden ser atendido con el servicio convencional y con la especialidad médica pertinente.
  3. Anciano Frágil: conserva su independencia precariamente y tiene alto riesgo de entrar a una situación de dependencia. Generalmente es una persona que, aún teniendo una o dos enfermedades de base, puede valerse por sí misma gracias a que conserva un correcto equilibrio con su entorno social, familia y sí mismo. Es independiente en el desarrollo de sus tareas básicas pero en el desarrollo de tareas instrumentales más complejas (por ejemplo conducir un coche por un periodo prologado) puede necesitar ayuda. La principal característica en este perfil es el riesgo a volverse dependiente o tener una situación continuada de discapacidad. Tiene alto riesgo de generar síndromes geriátricos.
  4. Paciente geriátrico: persona de edad avanzada con una o más enfermedades crónicas y evolucionadas que intervienen directamente en un estado de discapacidad. Son dependientes de para realizar las actividades cotidianas básicas y presentan una alta incidencia de enfermedad neurodenerativa o mental. En este tipo de paciente hay progresión a la dependencia y presenta más esfuerzos en la atención sanitaria.